Y que les guste leer

un buen café y un libro

un buen café y un libro

Ayer leía el último post de Café desvelado titulado sal con una chica que lee en el nos muestra otro artículo de Rosemary Urquico, en el que da miles de razones para salir con una chica que lea, por ejemplo:

“Te mereces una mujer capaz de darte la vida más colorida que puedas imaginar. Si solo tienes para darle monotonía, horas trilladas y propuestas a medio cocinar, te vendrá mejor estar solo. Pero si quieres el mundo y los mundos que hay más allá, invita a salir a una chica que lee.

O mejor aún, a una que escriba”

Yo como lectora (siempre que me lo puedo permitir) puedo identificarme con este post, pero al leer también el artículo al que se refiere la entrada de Café desvelado, he pensado que  quizá deberíamos ser la chica que no lee a la que se refiere Charles Warnke:

“Sal con una chica que no lee. Encuéntrala en medio de la fastidiosa mugre de un bar del medio oeste. Encuéntrala en medio del humo, del sudor de borracho y de las luces multicolores de una discoteca de lujo. Donde la encuentres, descúbrela sonriendo y asegúrate de que la sonrisa permanezca incluso cuando su interlocutor le haya quitado la mirada.”

No se porque pero este párrafo en concreto me ha recordado muchísimo a mi canción favorita de Arctic Monkeys, Mardy Bum, (cuidado no digo que tenga algo que ver) la canción describe una relación, la relación perfecta en mi opinión, además me viene bien para decir que no sólo los libros son los que nos hacen pensar en una vida maravillosa, la música se encarga sola perfectamente de ello.  

Y volviendo al tema de la lectura, ¿no sería más fácil ser esta chica, la que no espera nada más que pasárselo bien, la que solo ríe y bromea, la chica de la que hablan las canciones que no tiene ninguna preocupación en el mundo, la que no necesita la historia perfecta, la que no ha imaginado una vida entera en apenas unos segundos…? En definitiva ¿no sería más fácil ser la chica que no piensa?

“Laughing with your girlfriends
Not a care in the world, not a burden on your mind”

Es cierto que cuanto más lees más pides a la vida, al igual que cuanto mayor te haces más inconformista te vuelves, ¿a quién no le gustaría dejar todo esto de lado y simplemente conformarte? Si acabas de pensar que no, que merece la pena ser un inconformista, bienvenido al club, os aseguro que no será fácil ser la chica que lee pero llegará un momento en el que os daréis cuenta de que era la decisión acertada, que en realidad no había otra elección porque como dice la canción de The Killers es solo una cuestión de tiempo.

Así que no dejéis de leer nunca y no os creáis que esto solo va para las chicas lectoras, que los chicos que leen también son infinitamente más atractivos que los que no lo hacen, estoy segura que todos tenemos en mente a ese chico mono leyendo un libro viejo en la terraza de una cafetería y pasándose la mano por el pelo (lo de la mano por el pelo no puede faltar). 

 

Cartas Cruzadas de Markus Zusak

Cartas Cruzadas de Markus Zusak

Me despido por hoy espero que os animéis a coger ese libro que seguro tenéis olvidado en alguna parte y si no es así os recomiendo uno que he leído hace muy poquito se llama Cartas Cruzadas de Markus Zusak es anterior a La ladrona de libros, que muchos conoceréis, es un libro fácil de leer, con una trama interesante que engancha bastante, os dejo aquí un post sobre el libro dónde explica un poco su argumento.

Ahora sí os dejo que disfrutéis el resto de la noche en compañía de un buen libro, espero recomendaciones de buenos libros que estéis leyendo. 

 

Anuncios