Algo para medianoche

En mi última entrada os decía que hoy iba a mencionar algo sobre calcetines (no, no me he vuelto loca), seguro que alguno ya se imaginaba por dónde iba a ir este post, este post va enteramente dedicado a Arctic Monkeys, por los cuales siento verdadera debilidad (puede que Alex Turner tenga algo que ver en esto) y que son uno de esos grupos que te hacen sentir en las nubes con solo escuchar las primeras notas de sus canciones, os podéis imaginar que este no va a ser el último post sobre esta banda ni por asomo.

Knee Socks iphone

Si habéis oído su último álbum,  seguro que sabéis que la canción a la que me refería con lo de los calcetines hasta la rodilla es Knee Socks, una de sus canciones más sexys, en un disco que como su nombre indica AM debería ser escuchado a partir de la medianoche y el cual está repleto de este tipo de canciones atractivas y sensuales.

Knee socks, con la canción con la que me obsesione el día que me compre el álbum, tiene un toque rock & roll que combinada con una letra de lo más sexy, que como decía antes la hacen una canción irresistible, con la que casi todos nos podemos identificar ¿A quién no le gusta pasearse por casa con un polo que no es tuyo? ¿Y a quién no le ha pasado eso de saber quién esta llamado al teléfono aunque el número no aparezca?

Otra de las canciones que más me gusta de este álbum sin dejar de lado a las demás es Why you only call me when you’re high, algo así como ¿Por qué solo me llamas cuando estas colocado?, de esta canción no solo hay que mencionar el ritmo tan alucinante que tiene sino también el videoclip que han preparado para ella, que ya desde su comienzo, con otra canción del disco, Do I wanna know, su segundo single nos hace queramos seguir viéndola y escuchándola durante el resto de la tarde, o del día siguiente, o en mi caso de los meses siguientes (lo que os decía de las obsesiones).

Además os recomiendo a aquellos que no habéis visto Midnight in Paris, que la veáis lo antes posible, incluso si no sois fans de Woody Allen, merece la pena. Y los que la habéis visto, venga, que sabéis que queréis volver a verla que pega mucho con toda esta temática de la medianoche, de la que nos hablan los Arctic Monkeys en su disco.

Bueno y con este video de un directo de esta última canción que os mencionaba  me despido hasta mañana espero que paséis una buena noche escuchando este increíble trabajo de Arctic Monkeys, así que no desaprovechéis este álbum tan sexy.

Tiempo de suéters

Ayer hablaba de las canciones que me obsesionan y me centré en una sola artista y a decir verdad fui muy injusta porque desde que el pasado martes escuché Sweater Weather de The Neighbourhood, una banda californiana bastante nueva, con un ritmo bastante pegadizo y que con solo un álbum en el mercado, I Love You ya han demostrado que su sonido no es para nada otra copia de uno de los grupos de moda. 

Volviendo a esa canción en concreto, su segundo single, hay que decir que parece la canción perfecta para estos días, ahora que es tiempo de llevar jerseys, como dice la canción y es que no hay nada mejor que llegar a casa colocarte un jersey, unos calcetines altos, encender alguna vela, poner una nueva canción y disfrutar de estas tardes de otoño que tanto se han hecho esperar.

Otra de las canciones de este grupo que merece poner en repetición (en realidad lo merece todo el álbum) es W.D.Y.W.F.M?, What Do You Want From Me?,  ¿Que quieres de mi?  una canción llena de ritmo y con una letra que merece la pena escuchar en la que le dice a esa persona que le está volviendo loco, que: ¿qué pasa si la culpa es tuya? ¡Y es que esa es la actitud! Os dejo ya que escuchéis la canción y en mi próximo post os hablare de algo relacionado con esos calcetines hasta la rodilla.

 

Una de obsesiones

Desde hace un par de semanas llevo obsesionada con una canción, ahora os hablaré de ella y de su autora porque realmente merece la pena escucharla, pero antes quiero hablar un poco de obsesiones.

Espero que no sea yo la única persona que se obsesiona con una canción hasta el punto en que la escucha en repetición durante todo el día, pero a mi no solo me pasa con una canción también me pasa con una banda, un autor, un director de cine, una serie o con algún deporte, lo llevo hasta extremos. Para muestra un botón cuando me empezó a gustar Moto GP, en una semana me había empollado todos los nombres de los pilotos de las tres categorías, luego empecé a conocer la historia del deporte, la historia de cada uno de los pilotos, bueno incluso he llegado a ver el Convidat, de Tv3, en catalán, aunque no hablo catalán, pero bueno eso me pasa con todo lo que me gusta con los grupos en un par de semanas conozco todas sus letras y hasta las de los grupos en los que se inspiran, que le vamos a hacer soy así.

Estas últimas semanas mi obsesión musical ha sido Gabrielle Aplin, una canta-autora británica que empezó su carrera hace muy poquito, subiendo versiones de otras canciones a YouTube e incluso alguna suya como lo es Home

A continuación saco unos cuantos EPs hasta que este año ha lanzado su primer álbum English Rain un gran álbum de debut para la joven de 21 años, que esta conquistando cada vez a más gente.

La canción que yo tengo en modo repetición últimamente es please don’t say you love me  una canción alegre en la que le dice a su chico que no la diga que la quiere porque puede que no le responda lo mismo, una canción que nos recuerda que es mejor no apresurarse en estas cosas, se que la he encontrado bastante tarde, pero más vale tarde que nunca y ahora estoy recompensando escuchándola mil veces al día por el tiempo que he tardado en encontrarla.

Otra canción preciosa de la británica es November una canción sobre una ruptura, absteneos de escucharla todos aquellos que tengáis el corazón roto, bueno o no porque a veces apetece escuchar algo así en esos momentos y el mensaje que manda es precioso es algo así como: sí, te quiero pero has cambiado

Y para finalizar el post os dejo algunas de sus canciones a ver si os engancháis a ella como he hecho yo.

Espero que ninguno de vosotros seáis el chico de la canción  de arriba y que no tengáis que pasar por esta experiencia en general, porque no es agradable para ninguno de los dos aunque la canción lo suavice.

Y con esta última canción tan romanticona me despido, nos vemos mañana.